Acapulco Cine Fotografía Multimedia Nacionales Narrativa No Ficción Recientes

La importancia de los videojuegos, al menos para mí

La semilla

Por: Ricardo Garrido

En mi anterior escrito, algo resonó en mí, algo que de alguna forma siempre he sabido, pero creo que es bueno, por lo menos, expresarlo. Verán, todo inicio desde muy pequeño, al mi padre ser la fuente, en los viajes, de regalo o entrada a ellos. Primero, si mal no recuerdo, comenzó con la, Super Nintendo, chistoso, que ahora la están lanzando en forma mini como retro, ya estoy viejo, supongo (tengo 23). Todo vuelve a regresar. Comenzando con juegos de lo que son de la rama tipo, arcadia, para tiempos contemporáneos, Super Mario World, Mario Kart, Donkey Kong Country, Yoshi´s Island, con un poco de Kirby.

Snes

Obviamente la quiero.

Pero tengo que ser sincero, era muy pequeño para valorarlo, cuando realmente yo diría comenzó, una suerte de aprecio, fue en la N64, en el 96. Los juegos, daban ahora otro paso, a la era 3D, que es la época, con la que más me identifico. Juegos, como Super Mario 64, en esos amplios espacios, que nos amparaban a la diversión explorativa, todo lo que un niño querría, perderse en estos mundos que implican una suerte de asociación, término que ahora, es muy utilizado, para hablar del estado, en que te vez inmerso en los personajes, que crees, ser parte de él, encarnándolo, y tus acciones de alguna manera, modificando al mundo entero.

Había de todo, shooters (Goldeneye 007), on rails (Starfox 64), juegos que tenían que ver con la fotografía (Pokemon Snap), juegos que parodiaban a otros juegos y películas (Conker´s Bad Fur Day), de carreras (Wave Race 64 y 1080 Snowboarding), de miedo (Resident Evil 2) y claro, más aventura (The Leyend of Zelda: Ocarina of Time).

Zelda

Me van a matar, pero nunca lo pase.

Es fácil, para mí, sinceramente, recordar por lo menos en el poco tiempo que he estado en esta tierra, hacer remembranza a momentos, específicos de mi vida, gracias a los juegos, y su compañía.

Crash Bandicoot

Los 90´s alrededor de él.

Lo digo de esa forma, porque, aunque no era un niño solitario, en mi mente, creo que sí. Creo que varios elementos, y hasta la fecha, para mí, coinciden, y correlaciono con ellos. En la forma de contar sus historias, de hacerte participe, y el escapismo, de la realidad, y vivir la vida de alguien más.

Es evidente, que mientras vas creciendo (level up), tu gusto por las cosas, mejoran, o así debería de ser, te avientas a cosas más complicadas, y en esa maduración, comprendes más de tu entorno. Los videojuegos, me enseñaron muy bien esto. Siempre cuento esta historia, pero en el transcurso de eso de la primaria, igualmente mi padre, pudo proveerme de otra gran consola, la PS2, me compró un bonche de juegos con él, pues ya tenía un tiempo que había salido, pero eso lo agradecí, a como diera lugar, pues tenemos que recordar que en ese tiempo, y viviendo yo en Acapulco, peor aún, era difícil de conseguir, cualquier tipo de actividad o instrumento, relacionado a la tecnología, así que fuí muy afortunado, constantemente lo he sido, y me siento correspondido, complacido y de alguna manera, obligado a retribuir lo conocido, en el aspecto de compartir esa experiencia, que para algunos, por lo menos, como digo, en ese instante, parecía y sigue siendo inalcanzable para algunos, esto es un lujo, lo sé y por eso y más, sé que hay que dar las gracias.

PS2

Una buena era.

Al llegar, este santiamén, del que comento, pues la vida, se pasa rápido, ahora lo he descubierto. Y regresando a la historia, no se me ha olvidado, descubrí títulos como: Gran Turismo 3, Ratchet & Clank y el infame, Grand Theft Auto 3.

A continuación, un video de una serie de videos que hice, describiendo el sentimiento que uno de estos juegos me trajo.

Pero sí, en ese movimiento de transes, la saga de Grand Theft Auto, me abrió mucho los ojos, recuerdo haberlo experimentado a muy temprana edad, y hay que mencionar que, a pesar de haber en las cajas, restricciones de edad, mis padres confiaban o mucho en mí, o no las entendían, ni yo, pero gracias, a ese discute, pienso que eso me formó, no que me consideré muy maduro ¿qué es siquiera eso? Pero sí creo que, el jugarlo, haber matado a alguien en el juego, y apagar la consola inmediatamente, a una edad como de 10 años, dice mucho de mí. Recuerdo que no es que me espantará, sino que dije, esto no es para mí, no ahora.

GTA 3

Esto se veía muy real en mi opinión, circa 2001.

Después tengo que decir que regresé, años después, me hice fanático de sus historias, y a pesar de que ya no daba ese estrés, en mí, cada que lo vuelvo a jugar, tengo que decir, si se me pone en forma de gallina, la piel, no sé que sea, pero, quede marcado de por vida.

Y es cuando entra la siguiente sección,

¿Sólo un juego?

Los juegos, a mí, me ponen mucho a pensar, no sé a ustedes, pero el hecho que es uno el que realiza las acciones, me habla mucho de un estado, imponente, de desarrollo, conexión, y bueno apropiación, a lo que se acaba de acontecer, de no debilidad, de importancia en general. Un gran medio, que se expande y expande como el cine, y en esas relaciones, porque no un video más que explica esa profunda rotonda, hecho por mí también.

La rotonda, el regreso

Si avanzamos más y más, en la línea del tiempo, tengo que decir que nos encontramos en mi época, de preparatoria, universidad y bueno vida laboral, en donde un poco yo todavía, me plasmo, cohabito y tengo todo eso muy reciente, han sido unos buenos años, años de disfrute pero también años de reposición para mí, en muchos ámbitos. Período, PS3/XB360, en donde aquí, para mucha gente, fue su primera gran entrada, por fin, ¡sí!, puedan disfrutar de lo que he predicado, así fue conmigo y mis amigos, los precios siendo más accesibles, y fácil de encontrar las mismas y su contenido. Pienso que, a división de temporada, donde los videojuegos se sofisticaron, con grandes narrativas, de casi compararse, y por qué no, superar a la vista permeada, de que el cine es la meca, de que el cine el es el lugar a parar, bueno, yo no sé ahora, pero yo veo a las mismas estrellas en ambos medios, ellos siendo los que ganan en su exposición, gente como Willem Dafoe (el famoso duende verde) y Ellen Paige (Juno), ambos colaborando en Beyond Two Souls, un juego  de el legendario David Cage, que se distancia mucho a lo convencional, ampliamente cinematográfico, pero en donde uno puede ir modificando la narrativa, transformando el destino. El juego contando con 11 finales diferentes, diversificando la experiencia lineal personal, fomentado el debate entre jugadores, y la futura rejugabilidad, el ir a volver a la sala, a ver la película una vez más, sería el ejemplo análogo, pero con la variable de que verías otras situaciones, y decides en el proceso.

Por eso y más, los videojuegos, tardan mucho en hacerse, teniendo, guiones larguísimos, evaluando todas estas vertientes que les cuento, superando a libros como Harry Potter y Las mil y una noches, juegos como Assassins creed y Fallout 3 (mi videojuego favorito), logran establecer universos, que expanden ciudades, cruzan años y viven vidas. Dándose su tiempo y al jugador, a profundizar lo que significa, contar una historia. Y ser el mayor medio.

Los juegos, en fin, son, para mí, una odisea, un acompañante inolvidable que siempre me respalda, el lugar donde me siento cómodo, donde no se me juzga, mi refugio a contemplar otras historias, a salirme de mí, a concretar cosas épicas, en el que probablemente en el mundo real ni siquiera pudiera pensar. Bueno para mí, son la búsqueda, continua a fijar memorias, a trascender. Y es por eso, que no suelto el control. Espero algún día, en mis sueños guajiros, pueda formar parte de ese medio, junto con el del cine, y algún día, poder compartirlo, yo, aquí con ustedes, veremos que ocurre.

Leave a Comment